16 de noviembre de 2017

Palestina en O Pino.

El pasado miércoles tuvo lugar en casa de mi hermano Javier -en el compostelano O Pino- una comida palestina.
Componentes: Javier, mi cuñada Ana, Mohamed Sagir, Nacho, Ahmad y yo: Kiko.
Cocinó Mohamed, con Ahmad y Kiko de pinches.
El plato regado con un Ribera del Duero fue: Un arroz muy condimentado, con berenjenas, pollo, tomate y cebolla. Con una maravillosa salsa picante. Y una deliciosa bebida local.

Mientras cocinábamos tuve el inmenso placer de hablar con Mohamed del conflicto árabe-judio.
Y me dio al respecto una visión nueva para mi pero muy esclarecedora:
Los judios no son un país, son una religión. ¿Por qué se les da en los foros internacionales la consideración de país?.

Tras la comida hubo dos actos artísticos: El libro de Mohamed con una maravillosa dedicatoria y la muestra dedos cuadros de mi cuñada Ana.

Mi querido Ahmas lloró como un niño...
Y después supe que fué de felicidad pues con la comida y olor dela chimenea le daba la impresión de estar en su casa: Raqqa. Tuvimos además música árabe.

Nacho, amigo y compañero de trabajo de Mohamed, disfrutó como todos y tuve el inmenso placer de hablar con el de flamenco (sabía lo que decía).


                                                 Leopoldo Cabanillas.

2 de noviembre de 2017

Disculpad escribo un libro.

Pido perdón ante todo porque estoy apunto de convertirme en un ser asocial e insulso.
Esto es, escribo un libro cuya Introducción ya os he adelantado.
Escribo poco cada día. Sólo a primera hora y por espacio de unos cuarenta minutos.
Lo suficiente para estar todo el día desconectado

Pero he aquí que cuando escribo es quizás cuando más leo.

Tengo en mi mesilla del salón siete libros: Dos de poesía y cinco de narrativa, que leo simultáneamente.

Continúo con mis actividades: Me voy en una hora a mis clases de español a inmigrantes.


Pero estoy especialmente animado porque he encontrado nuevo editor: Juan Mariñas, escritor y actor de teatro, de quien he recibido elogios respecto a la Introducción a mi nuevo libro, que le mandé por “mail”.                            Kiko Cabanillas.

1 de noviembre de 2017

"Raptos místicos", introducción.

Adjunto la introducción de mi nuevo libro "Raptos místicos"





INTRODUCCIÓN:

El próximo día 7 de noviembre cumplo 51 años. En la misma fecha estoy citado con mi procurador para firmar los papeles de mi divorcio con Ana.

Entre tanto he decidido escribir. Para ayudarme a sobrellevar espiritualmente la cuestión.
Mi método de trabajo será el siguiente: He colocado mi portátil en la cocina.

Y mientras se hace el café redactaré cada día un relato, que estará por lo tanto constreñido en el tiempo y en el espacio.
No puedo decir de que irá el libro.

Pero sí adelanto que en el figurará mi hijo Santi, cuyo síndrome de Down echo tanto de menos.
También aparecerán los inmigrantes, con los que llevo trabajando unos veinte años.
Habrá sexo “on line”.
Saltos en el espacio y el tiempo. Y mucho surrealismo.
Pulsión vital y lírica.
Pretendo una narrativa poética libre y abrupta.

Mi maestro Leopoldo María Panero me vigilará desde el infierno.
Y yo, anclado en este puto mundo, memoraré mis viajes por países en desarrollo: India, Nepal, Marruecos, Turquía y México.

Asimismo, mi alma se ha desplazado a EEUU, Inglaterra, Irlanda y casi toda Europa, en cuyos museos y mercados disfruté sin igual.
Son más de veinte años los que he convivido con Ana. Dos hijos. Marruecos y México.
Tuvimos juntos una librería.
Me ayudó mucho en la recuperación de mi accidente automovilístico, del cual conservo una minusvalía del 67 %.
Pero se acabó el Amor.
Ahora pretendo a todas. Pero tan sólo para hacerles el café al despertarnos.
Venderé el piso y la mitad del dinero se lo enviaré a Ana.
Con mi parte me compraré un apartamento con un cuarto para Julia.
Quien viene ya a verme, bueno y a sus amigas, todos los fines de semana desde Santiago, donde estudia Derecho.

Y yo seguiré con mis clases de árabe, con mis inmigrantes y con mi literatura.
Bienvenidos por tanto a un mundo mágico.
Redactado con prisas para que no se me salga el café y para que no muera la poesía, de puro anciana..

Tendréis cabida en un lugar en el que se transciende lo mundano y se vive en el rabo de una estrella.
Procuraré con todas mis fuerzas ser entretenido y divertido.
Y si no lo soy hacer un cucurucho con mis escritos y rellenarlo de castañas asadas.
Juan Mariñas, actor autor y editor, gracias por tu ayuda.
Y así pues comienza esta película.
¡Pasen por nuestro bar!.
Que yo entre tanto iré al bar de Modesto, donde me sirve a las 11.00 horas de la mañana unos vermús con ginebra que inspiran al más inválido.
Seguiré frecuentando el mercado de San Agustín.
Pues allí vive el duende e inspira mis relatos.
Me llena de poesía que después volcaré en mi portátil ya de mañana..



21 de octubre de 2017

El mundo árabe me posee.

Estoy estudiando árabe en la Escuela Oficial de Idiomas de A Curuña y por Internet desde casa.
Tengo muchas dificultades porque como sabéis tras mi accidente tengo problemas de memoria reciente. Pero bueno que si en lugar de leerlo diez veces lo tengo que leer quince, pues muy bien.
Además he solicitado una adaptación curricular, por lo que mis exámenes serán más sencillos: Repetirán las preguntas y será todo más lento.
Además tengo mucha amistad con Ahmad, estudiante sirio.
Y la guinda a la tarta la pondrá el director sirio del Araguaney, cuyo nombre no recuerdo, y con el que voy el lunes a ver una película de su país en Santiago y luego a mantener una tertulia.
Para poder asistir a esta cita he tenido que suspender mi Club de Lectura de la Biblioteca Municipal Los Rosales, lo cual denota mi interés al respecto.
Además tendré que ir con bastón pues mi minusvalía se ha encargado de recordarme que tengo serias dificultades de movilidad.
Si por mi fuera vendería el duplex y compraría un piso más pequeño donde me movería con menos dificultades, pero mi casi ex-mujer no me deja: “En el convenio hemos fijado que en dos años no lo puedes vender".
                           Kiko Cabanillas.


17 de octubre de 2017

No me atienden.

He redactado el artículo “A Coruña continúa emigrando”.
Y ahora este triste “free lance” quiere colocarlo.
El hecho en sí es ya bastante duro porque no puedo cobrar lo que escribo por ser un pensionista. De todos modos tampoco me han ofrecido dinero en ningún momento. Y desconocen mi discapacidad.
Pero el redactor de un periódico anda siempre con prisas.
Llego a decirme el redactor jefe de La Opinión que no me iba a encargar más artículos, pero...
Una vez que se los expongo no me puede decir que no. Y más cuando son gratis.
No diré su nombre para preservar su intimidad.
Y seguiré...
No sé que deseo más: Que me lo publiquen o que me ignoren y acabar con ello con esta triste modalidad de prostitucióm.
Pero yo que culpa tengo de ser periodista.
No se hacer otra cosa. Bueno...
No tan bien.

También soy fotógrafo, para ser autónomo.
                                                         Kiko Cabanillas.

15 de octubre de 2017

Y llegó el domingo...

Éste fin de semana he tenido en casa a mi mujer (casi ex-mujer). Y a mis hijos.
Santi y Ana ya se han ido. Y en breve se irá Juli a Santiago (donde estudia tercero de Derecho), donde está mucho más feliz que en la Autónoma de Madrid, donde estudiaba antes. Además viene a A Coruña todos los fines de semana y yo la devuelvo con una pescadilla al horno y filetes de Paco incorporados. No me engaño: Viene por sus amigos coruñeses, pero un poco también por mí.
Estoy leyendo mucho -libro diario, de poesía- y estudiando árabe con muchas ganas.
Celeste -mi profe- me ha dicho que no puedo ir al viaje que organiza porque es de mucho andar. “Ya habrá más”, dijo.
Leo compulsivamente y no retengo todo lo que desearía. Pero no lo puedo evitar.
Tengo tres fuentes de libros: El club de lectura de la biblioteca, el taller de Filosofía -donde estoy disfrutando sobremanera un libro sobre el Islam-, y el servicio de préstamos de la Biblioteca. Todo ello gratuito.
Soy incapaz de no coger un libro que me interese.
Los de Poesía me los meriendo en un día, pero los de narrativa me llevan dos o tres. Excepto en verano: Un día, también.
Inicio el día con mis clases de árabe de 9 a 10.30 horas.
También hay días -lunes y jueves- que voy a impartir clases de español a inmigrantes de Ecos do Sur.
Mi colaboración en prensa de la ONG está paralizada y tampoco colaboro en diarios últimamente. Por lo cual me dedico a estudiar árabe y a escribir en mi blog y en dos web literarias.
Tampoco tengo algún libro en perspectiva.
Me divorcio definitivamente en dos meses, pues ya están todos los trámites cumplidos.
Y aunque estoy emocionalmente muy bien, quiero permanecer activo.
En fin, que Julia se irá y yo me quedaré sólo con todos los bollos que siempre le compro para el desayuno y que acabo devorando yo cuando se va.
Estoy cansado: Me dormiré pronto.

                                                 Kiko Cabanillas.

10 de octubre de 2017

Árabe con Celeste.

Definitivamente no me deja coger apuntes.
Le expliqué que tengo una minusvalía y con ella déficit en la memoria reciente, y que por lo tanto necesito coger apuntes para estudiar.
Pero nada.
“Rafael -el alumno más mayor- también tiene dificultades”, “No te preocupes que repasaremos mucho”, dijo.
Me volvió a pedir que no cogiese apuntes.
“Si, dices que sí, pero luego ni caso”, añadió.
Así es que definitivamente dejaré de coger apuntes y de estudiar.
Asimismo, me instó Celeste a que solicite una “adaptación curricular” aportando mi certificado de minusvalía. Tendré unos exámenes especiales, en los que se repiten más despacio las preguntas.
Realmente “estoy encantado con las clases de árabe”, le dije a Celeste. “Y yo contigo”, destacó mi profesora, quien añadió que me solicitaría ella la adaptación curricular.
Realmente estoy aprendiendo mucho vocabulario. Pero ahora, sin coger apuntes...
Lo que me cuesta más trabajo es escribir, pero como yo quiero el idioma para hablar con mis alumnos de español de Ecos do Sur y para viajara países árabes, con hablarlo con fluidez tengo más que de sobra.
Soy consciente de que tengo muchas probabilidades de suspender, pero no me importa mucho. Repetiré curso si fuera necesario.
Incluso tengo en mente estudiar otros idiomas. Así es que podría hacer primero de alemán y de francés...El inglés, el gallego y el portugués ya los domino.
Sólo me queda mejorar en mi movilidad para retornar a mis viajes.

Pero ya tengo convencido a mi hermano Javier de viajar a Marruecos, con lo cual éste podría ser el inicio.
                                      Kiko Cabanillas.