6 de enero de 2018

Tortilla y Ribera del Duero. Y un hermano.

“Kiko, nos acoges esta noche en tu casa, que vamos a hacer una excursión -desde Santiago: Su hogar-. Y la finalizamos en A Coruña”, dijo mi hermano Suso por teléfono esta mañana.
“Tengo clase de árabe hasta las 20.30, pero os recibiré igual. Estupendo”.

Luego, se me ocurrió que era una buena ocasión para que Suso conociese a Tayyeb, quien a buen seguro se quedaría a cenar.

Pero estaba sin agua ni calefacción por una avería en el edificio.

Teresa, quien me limpia cuatro días a la semana, se ofreció para que se duchen en su casa. Y limpió a fondo, pues mi cuñada Ana le acababa de decir -de muy buenos modos- que cuidase un poco de mi imagen, pues el otro día había ido a un entierro que daba pena verme: Sucio y arrugado.

Tras superar la vergüenza inicial mi hermano aceptó encantado.

Y yo, como no, me metí en la cocina a preparar la cena: Tortilla de patatas, patés con fríjoles, queso y membrillo. Y todo ello regado con un Ribera del Duero.

“No me metas prisa que es mi día libre y lo hago todo con mucha calma”, me advirtió Suso.

Tayyeb aceptó encantado conocer a Suso. Y más desde que lo tengo acostumbrado a un buen Ribera del Duero.

El asunto es que ya está decidido que en Semana Santa nos va a hacer de guía turístico por Túnez y a cambio nosotros le pagamos el avión para que así pueda visitar a su familia.


Kiko Cabanillas.

5 de enero de 2018

Ambulancia al Sáhara de “Aire”.

La ONG Aire Aire (de los bomberos de Arteixo) está equipando una ambulancia con destino al Sáhara, donde asistirá a colectivos en situación de especial vulnerabilidad sanitaria.
Encomiable labor para la que solicitan ayuda económica, para lo cual ruegan difundas este post tanto por Facebook como por was.
Coordinando la organización humanitaria está Teresa, por quien podéis preguntar para aclararos dudas de cualquier tipo.
Esta ong trabaja codo con codo con Ecos do Sur, organización que presidí durante cuatro años y en la que continúo siendo profesor de español para inmigrantes.
Y os puedo asegurar que eficiencia y dedicación son dos de sus máximas sobradamente cumplidas.

www.gofundme.com/ongaire.

                    Kiko Cabanillas.

4 de enero de 2018

Un minusválido integrado busca pareja.

Me llamo Kiko Cabanillas. Soy periodista y escritor (Relatos cortos y poesía). Vivo en A Coruña.
Padezco una minusvalía del 50%. Por lo que soy pensionista. Tuve que dejar mi trabajo de redactor en La Voz de Galicia de Ribeira.
Aún así nunca he dejado mi profesión: Llevo la web de una ong y publico novelas, libros de relatos y poemarios.

Fui muy deportista: Primera división universitaria de rugby, escalada deportiva, ciclismo, natación y otros. 

Tuve un grave accidente automovilístico hace 20 años, cuando me reincoporaba a mi trabajo. (Un camión perdió los frenos e impactó fronto-lateralmente contra mi). Y fruto de él mi discapacidad. Sufrí un traumatismo craneal. Tengo algunas limitacioines: No conduzco y disfunciones en la memoria reciente. Lapsus. Ya casi ninguno.

Soy fotógrafo aficionado-semiprofesional (mis publicaciones llevan ocasionalmente fotos mías) y he viajado mucho por países en vías de desarrollo: India, Nepal, Marruecos, Turquía, México.
Tengo 51 años. Mido 1,87 y peso 120 kilos.

He sido un intrépido trotamundos: EEUU, Irlanda, Inglaterra, casi toda Europa y los del tercer mundo señalados con anterioridad.

Soy de izquierdas: Era comunista, ahora ya no sé que soy. (socialdemocrata supongo).

Hablo inglés, gallego y portugués.

Soy separado y tengo dos hijos.
Me gustan las personas-mujer. Luego si es guapa mejor.
Participo en varias web literarias y tengo un blog: ideasdeunperiodista.blogspot.com.

QUIERO COMPARTIR.

                         Kiko Cabanillas.

28 de diciembre de 2017

Fin de año si lo celebro.

Plenamente orgulloso he pasado estas Navidades: “Cus Cus” tunecino de comida y Ribera del Duero. En contra del gasto capitalista no he hecho regalos y la comida me la hicieron mis inmigrantes. Eso sí compré el pescado. Mis clases de árabe intensivas y mi buena literatura gratis pues es de biblioteca municipal (Club de lectura).
Hoy es 28 de diciembre. Y fin de año -que ya no es festividad capitalista católica- sí lo celebro en casa de mi hermano Suso con la familia O´Countryside -abogados vigueses-, con quienes compartí colegio mayor en Madrid.
Y claro en fín de año habrá que emborracharse.
¡Mi querido Baco no te defraudaré!.
Los Ok-Countryside son buena gente y nos lo pasaremos bien.

No como en mis años de juventud en Pontevedra: Absoluto desfase: Hachís: Mariguana. Algún trippi.

Pero bueno se ve que ya me he hecho mayor.

Y me sigue molestando que alguien me diga cuando me tengo que emborrachar, aunque sea el calendario. Yo prefiero celebrar algún día aleatoriamente,


Pero bueno dejaré dormir a mi filósofo radical y poeta y me limitaré a colocarme de alcohol del caro. Y a fumarme algún puro.
                           Kiko Cabanillas.

25 de diciembre de 2017

Navidades sin resaca.

 Pollo al cuscús tunecino, vino tinto Ribera del Duero, y JB. (Una copa de cada -bueno vino tres-).
En consecuencia no tengo resaca por primer año, de los últimos cuarenta.
Tayyeb, mi profesor de árabe me trajo una bellísima compatriota tunecina a casa, que me cocinó un “Cus Cus” tunecino.

Así pues celebré la Noche Buena sólo.

Lo que si eché de menos fue un porro bien cargado. Que además no deja resaca.

Y hoy “Navidad, dulce Navidad” comeré pasta a la tunecina, que ya tengo preparada en la nevera.
Caerá sin lugar a dudas otro JB.
Si bien voy a llamar a Tayyeb, quien es muy posible que quiera dar clase hoy. Lo dejaré para mañana.

Os recuerdo: Cogí a Tayyeb por no poder seguir el ritmo de la Escuela de Idiomas. Y al cabo de unos meses he dejado la escuela y me he quedado con Tayyeb.
Tayyeb es hoy mi “Aji tunecino” (hermano tunecino).
Y tengo convencido a mi hermano Javier para que vayamos al citado país árabe la próxima Semana Santa, con Tayyeb de guía turístico

A cambio de le pagaremos el billete de avión.

Pues sí: Éste año: Recién divorciado: Por fin pude celebrar las fiestas católicas capitalistas como me dio la gana. Es más no las celebré.
Pues estoy con todos aquellos que no pueden celebrarlas: Pobres, putas y colgaos, poetas y trastornaos.

Y para rizar el rizo tanto ayer -Noche buena- como hoy -Navidad- no me voy a gastar un sólo euro.
Tengo el congelador lleno y ocho libros de la Biblioteca Municipal. Y alcohol.


En Fin de Año, que ya es otro cantar, sí celebraré la fiesta: Voy a casa de mi amigo-hermano Javier. Y allí con los hermanos O Campo. Abogados vigueses: Buena Gente, sobre todo.
                                    Kiko Cabanillas.

22 de diciembre de 2017

El mundo de la “Harisa”: Picante tunecino.

Hoy tuve el inmenso honor de recibir en casa a tres tunecinos: Tayyeb -mi profe de árabe- , Selma -cocinera, y Bahiy -hijo de ella. Mustafá -el marido de Selma- fué a buscar entradas para el partido del Depor-Celta, y por eso no pudo venir.
El plato estrella fué un cuscus con lubina.
Y todo condimentado con Tabel, Harisa y Salsa de Tomate preparada. Ajo y Laurel.

Un día un entendido en gastronomía me dijo: Ni con todo el dinero del mundo encontrarías un restaurante que te preparase esos platos. Recordemos la “Cachupa cavoverdiana” que me hizo George o la tortilla siria de Ahmed.

Bahiy es un chaval fantástico que habla inglés, francés, árabe y español y tiene nueve años.

Respecto a Tayyeb: Tan encantador como siempre.
Y con plena seguridad puedo decir ya que tengo un buen amigo tunecino.
Además seguramente en semana santa mi hermano Javier y yo vayamos a Túnez con Tayyeb de guía turístico. A cambio de sus servicios le pagaremos el avión.

Al acabar la comida fuimos al Carrefour a comprar turrón y Bahiy fué al cine.

Finalmente, volvió Tayyeb trayéndome dátiles.
                                              Kiko Cabanillas.



-Ahmad y Tayyeb: Cristmas. Desembarco compostelano

Mi amigo y alumno de español Ahmad -sirio- acaba de regresar de Santiago, de trabajar en las casas de turismo rural de mi hermano Suso.
Sólo se quejó del frío y de la ausencia de Leti.
Mi también amigo Suso quedó muy contento con su trabajo. Y si duda le llamará más.

Por otro lado tenemos al tunezino  Tayyeb, quien me da clases de árabe. Y hoy viene con un amigo, quien, mientras damos clase, nos va a preparar un “Cuscus con Lubina”.

Le he propuesto a Tayyeb viajar a su país pagándole el billete a cambio de que nos haga de guía a mi hermano Suso y a mi. Y aceptó encantado.

Me ha sugerido incluso acompañarle a un viaje a Túnez de tres meses.

Todo puede ser.
Entre tanto estoy ya preparando mi desembarco en la compostelana casa de turismo rural de Suso, donde voy a organizar un taller literario y pretendo dar clases de alfabetización a los paisanos de O Pino.

Y en enero previsiblemente Juan Mariñas -mi editor- me publica el libro “Raptos místicos”.

Me va a costar muchísimo dejar A Coruña. Pero en un principio trataré de compatibilizarlo todo.
Los fines de semana los dejaré para escribir.


Kiko: Inmigración, Literatura y Enseñanza.

                                Kiko Cabanillas.